sábado, 2 de marzo de 2013

Review: Enforcer - Death By Fire (2013)

Con 2013 llegó el momento de que los suecos Enforcer volvieran a reclamar su puesto a la hora de liderar el panorama Heavy Metal actual junto a alguna banda compatriota suya. La banda liderada por el vocalista / guitarrista Olof Wikstrand ha conseguido aunar la velocidad y la garra de "Into The Night", su primer trabajo con el sonido y la calidad de los arreglos de "Diamonds" su último lanzamiento hasta la fecha. ¿El resultado? Una auténtica bomba de relojería de poco más de media hora de duración (36:27 para ser exactos) y que cuando termine, dejará tu cuello dolorido, tus pulmones al borde del colapso y tu mente con ganas de más, mucho más.

El único momento que se puede tomar como "relax" son los menos de treinta segundos que dura la intro "Bells Of Hades" porque a partir de ahí nos cae una auténtica tormenta sonora a base de riffs afiladísimos y una base rítmica extenuante "Death Rides The Night" y "Run For Your Life" te caen encima totalmente desprevenido y son un despliegue de potencia asombroso, tras ellas, y algo más relajada (aunque tampoco demasiado) el single "Mesmerized By Fire" nos presenta a una banda que ha encontrado su sonido, que sabe que su propuesta gusta a mucha, muchísima gente y por lo tanto hacen lo que les da la gana dentro del estilo.


Una inquietante intro nos presenta la que para mi es la joyita del plástico, "Take Me Out Of This Nightmare" es para mi el estribillo que más debería sonar en los bares heavys este 2013, tras ella la instrumental "Crystal Suite", que como sus predecesoras de los discos anteriores desprenden aroma a Iron Maiden.

En la parte final del disco la vertiginosa "Sacrificed" precede a "Silent Hour/ The Conjugation" un tema algo más lento que la tónica general del plástico y con un final absolutamente orgásmico, oscuro, denso que prolonga el tema durante casi cuatro minutos de orgía guitarrística y donde el propio Olof Wikstand y Joseph Toll demuestran sus virtudes con las seis cuerdas. Cerrando el disco, otro de los temas más agresivos del trabajo, "Satan" con Jonas Wikstrand y Tobias Lindqvist convirtiendo la base rítmica en un auténtico muro absolutamente demoledor.

Tras dos lanzamientos que los pusieron en el ojo de cualquier metalhead a lo largo del planeta, los suecos confirman el inmenso estado de forma en el que se encuentran con un disco que entra a la primera, de hecho, cuando termina el último corte, la sensación que te queda es de querer más. Una jugada enorme de la banda y que les confirma como una de las apuestas más fuertes de la escena actual.

Nota: 9.5

Jose Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario