viernes, 1 de marzo de 2013

Crónica: VI Heavy Metal Espectros: Hellbanger's Night

Como viene siendo costumbre, a finales de Febrero el club murciano Heavy Metal Club Espectros nos traía su cita anual, esta vez bajo el nombre de “Hellbanger's Night” y en cuyo cartel desfilaban bandas jovenes como Siberia (Murcia), Mean Machine (Barcelona) Evil Invaders (Bélgica) o Eliminator (Inglaterra) junto a bandas consagradas como los alemanes Desaster o las leyendas de la New Wave Of British Heavy Metal Holocaust. Todo a un precio casi testimonial, organizado por y para los amantes de las vertientes más clásicas de nuestro rollo y con unos precios en barra más que populares.

Lo que no es costumbre es el frío que hacía en la localidad murciana de Puente Tocinos minutos antes de abrir las puertas, así que a la hora señalada, y salvo algún valiente que no le temía al inclemente tiempo, para las cinco de la tarde la sala ya presentaba una entrada más que correcta, y entre charlas, viajes a la barra y miradas a los puestos de merchandising de las bandas se fue consumiendo poco a poco el tiempo de espera para la primera banda.

Este año abrieron los murcianos Siberia, una banda que ya había visto en directo hace tres meses y que constataron su buen estado. Mucho más seguros que en aquella ocasión, la banda liderada por el guitarrista y cantante Kruz Caballero, salieron a matar con esa particular mezcla de Speed Metal y Rock Urbano, los temas de sus dos trabajos editados hasta ahora “Muerte y Gloria” y “Soldados Del Asfalto” fueron cayendo. “Sangre Joven”, “Hordas De La Muerte”“Mantis”, “Katana”, su personal versión del “Man Of The Silver Mountain” de Rainbow y cerrando “Soldados Del Asfalto” que aprovecharon para que el público ovacionase a su guitarrista Mike, que dejaba la banda tras este concierto. 

Breve descanso para el cambio de grupo y a coger sitio para la descarga de los barceloneses “Mean Machine”, banda que llevaba sin ver desde 2010 y que si entonces ya me parecieron alucinantes, tras su show del pasado sábado me han enganchado a su propuesta aún más si cabe.

Su rollo es claro, rock and roll puro y duro, con influencias de Motörhead y AC/DC y una descarga energética sobre las tablas digna de una banda grande, muy grande. Viéndolos encima de un escenario se te hace difícil pensar que esta banda solo tiene en su haber una demo y un EP.

En cuanto al set list, abrieron el concierto con “Send Me To Kill”, a la que siguieron “Ain't No Justice” y “Nasty Road”. Raúl, su bajista y cantante no paraba quieto de un lado al otro del escenario, mientras que Marc le zumbaba desde su batería de lo lindo. Juan Pedro, el guitarra, por su parte, tampoco para quieto ni un solo momento y apoya a Raúl en coros. “Rollin' Down To Sin”, “I Don't Care” o la impresionante “Rock 'N Roll Wizard” sonaron en la parte central del concierto, donde ya se habían ganado a la mayoría del público.

En la recta final de su actuación, ya con la banda totalmente desatada fueron cayendo “Drink And Raise The Midnight”, “Loud And Proud” y como bises “Rock Out” de Motörhead y “Whole Lotta Rosie” con el que se despidieron del público murciano que les dedicó una más que merecida ovación.


Era el turno de la primera banda internacional de la tarde, los belgas Evil Invaders, que con solo un EP bajo el brazo nos dieron una buena dosis de Speed Metal europeo. “Stairway To Infinity” y el aclamado “Driving Fast” abrían el espectáculo de los belgas, dejando ya doloridos el cuello de más de un asistente al concierto. En la parte central del concierto nos sorprendieron con dos versiones, “Violent And Force” de los canadienses Exciter y “Stormbringer” de la banda germana Noisehunter. En la parte final del concierto “Victim Of Sacrifice” y “Evil Invaders” los belgas dieron un concierto muy bueno aunque por poner un pero, a mi personalmente se me hicieron algo lineales por momentos. 


Llegaba el momento de la segunda banda extranjera de la noche y quizá la que más ganas tenía de ver este que escribe, los británicos Eliminator, quien con solo un par de lanzamientos pequeños (el EP “We Rule The Night” y el single “The Seer”) ya ha despertado el interés de más de un fan de la New Wave Of British Heavy Metal.

Los ingleses, que venían con el ex- Skyclad David Pugh a las voces, dieron una descarga del mejor heavy metal manufacturado en la Pérfida Albión, con ese rollito tan característico. “Outlaws On The Highway”, “The Seer” o “Danger On The Skies” fueron de las primeras en caer, recibiéndolas el público de buena gana y con una banda que parecía muy bien asentada sobre el escenario.

Quizá para mi, el momento estelar de su actuación (y posiblemente del festival) fue cuando decidieron atacar con la versión del mítico “Hallowed Be Thy Name” de Iron Maiden, el tema sonó clavado y supuso una explosión de júbilo entre la gente que nos encontrábamos abajo. Tras esto consiguieron que “We Rule The Night” y “Traitor” no bajasen para nada el ritmo que habían conseguido. Para mi los triunfadores de la noche. 


De Desaster no puedo contar demasiado ya que aproveché su actuación para la necesaria para de avituallamiento en el bar de al lado y llegué cuando apenas restaban tres o cuatro temas de su show, es una banda que no me llama demasiado la atención, pero lo que vi, me gustó. La primera impresión fue que tenían a la sala completamente entregada, “Tyrants Of The Netherworld”“Hellbangers” y “Metalized Blood” fueron las últimas composiciones que atronaron la sala y me sorprendí agitando el cuello ante la potencia desplegada por los alemanes. 


Y para finalizar Holocaust, que venían desde el Reino Unido como cabezas de cartel y a los que personalmente pienso que les sobró tiempo y les faltó algo de gancho, las leyendas de la NWOBHM alternaron los temas de su mejor época compositiva con temas más actuales que a un sector del público terminó por aburrir. Eso sí, escuchar “Death Or Glory” nada más empezar puso a la gente en órbita, aunque temas de más reciente creación como “Expander” no tuvieron ninguna repercusión. “Only As Young As You Feel” y “Love's Power” de aquel mítico primer EP de la banda fueron seguramente el momento más álgido de su actuación, puesto que cuando llegó la hora de atacar el mítico himno “Heavy Metal Mania” (tema que todo el mundo esperaba como agua de Mayo) les quedó bastante flojito (seguramente el llevar una sola guitarra tiene mucho que ver en ello). Cerrando el show (y el festival) “The Nightcomers” y “Benedictus” tras lo cual la banda se retiró. 


Una vez más (y ya van seis ediciones) el club murciano vuelve a poner de manifiesto que no es necesario ser “promotor profesional” para hacer bien las cosas, para juntar alrededor de trescientos metalheads vibrar con bandas, en su mayoría jóvenes, con un sonido de escándalo y una organización atenta a todos los detalles. Un año más, y es algo extensible a practicamente todo lo organizado desde el entorno de los clubs o asociaciones de Heavy Metal del estado, se roza el diez, a seguir así.

Jose Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario