martes, 30 de diciembre de 2014

Review: Amulet - The First (2014)

Los británicos AMULET nos sorprendieron con su demo “Cut The Crap” allá sobre 2011, tras tres años de espera, su álbum debut ha visto este pasado 2014 la luz a través de Century Media. Y es que este “The First” muestra un trabajo de una banda de Londres, sonando a lo que nunca tuvieron que dejar de sonar las bandas de Londres. Puro sonido New Wave Of British Heavy Metal, teniendo a Angel Witch como influencia más clara. 

Con portada del propio bajista Bill Dozer, el disco se abre con la rápida “Evil Cathedral”, donde la banda muestra sus cartas, riffs adictivos, una base rítmica potente y una voz muy personal. “Glint Of The Knife” comienza con una melodía muy oscura que tras un cambio de ritmo deriva en otro tema rápido, donde Jamie Elton se convierte en el maestro de ceremonias alrededor del que gira toda la canción. El enfermizo riff de “The Gauntlet”, donde las influencias de Black Sabbath, Angel Witch o Witchfinder General se funden con un bajo galopante que podría firmar el mismo Steve Harris. “Bloody Night” y “Heathen Castle” tienen ese macarrismo que destilaban los dos primeros trabajos de Maiden.



El tramo central del disco incluye dos instrumentales, con la extraña “The Flight” precediendo a “Talisman”, cuyos riffs parecen salidos de los dedos de Richie Blackmore. Más doomy incluso suena “Sacrifice”, con ese ritmo machacón a cargo del bajo de Bill Dozer y la batería de Dave Sherwood on Drums .

Pero sin duda mi tema favorito de todo el plástico es la trepidante “Mark Of Evil”, una línea vocal super pegajosa, unas guitarras que van variando del doom más pesado al Heavy Metal más rápido y todo ¡en tres minutos!, demencial es poco a la hora de describir el trabajo a las seis cuerdas de Heathen Steven y “Nip” Blackford. En la misma tesitura, aunque sin llegar a la genialidad de este, nos damos con “Wicked n’Cruel”. 

Cerrando la grabación nos encontramos “Black Candle”, otro tema repleto de guitarras oscuras, que alterna partes más pesadas con riffs más rápidos, ubicándonos en algún momento entre finales de los setenta y principios de los ochenta. Otro de los mejores momentos del plástico es este “Trip Forever”, con unas guitarras que no te dejarán parar de cabecear. El carpetazo final lo da “Nightmare”, el tema más largo del LP.

Los londinenses han sacado un redondo que en poco más de cuarenta minutos recoge la mayoría de las influencias del Heavy Metal británico de los setenta y principios de los ochenta. Con un sonido acorde al estilo, encontraremos influencias y giros a las bandas más grandes del género, si lo tuyo es el acero británico no te lo pierdas. Disco revelación de 2014.

Nota: 8

Jose Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario