martes, 11 de junio de 2013

Review: Snakeskin Angels - Follow The Snake To The Core (2013)

Parece que la inagotable cantera sueca sigue empeñada en demostrar que no tiene fin, esta vez nos llega desde Goteburgo la banda Snakeskin Angels, cuyo álbum debut “Follow The Snake To The Core” salió a la venta a mediados del pasado mes de Febrero de la mano del sello sueco “Lake Of Fire Productions”, sello relativamente joven que cuenta en su roaster con bandas como Pagan Rites o Karnivore, también compatriotas.

Centrándonos en la propuesta musical nos encontramos un Heavy Metal muy primigenio, crudo, áspero, con mucha influencia de aquel sonido de principios de los setenta (aunque aderezado también con elementos posteriores como guitarras dobladas). La particular voz de Kenneth Gagner “Thunderbolt” le da un aura de oscuridad que se complementa a la perfección con las densas melodías de guitarra de la dupla formada por Grim Vindkall y Daniel Kvist y todo esto en la potente muralla sónica que forma la sección rítmica de la banda compuesta por Gustaf Sundin “Kallbrand” al bajo y Kalle Petersson “Graveyard” tras los parches.


El disco se abre con una intro que da título a la grabación tras la cual nos encontramos con “Black Light District” donde ya se ven los tiros de por donde va a ir esto, el tema da paso a “By The Hammer Of Beelzebuth” que a mi me parece el mejor tema de todo el plástico, musicalmente en la línea de toda la grabación pero la melodía vocal y el estribillo me parecen de los que se quedan en la mente durante mucho tiempo, tras ella la acústica “Nothing But Pain” donde la voz de “Thunderbolt” adquiere nuevos matices.

Tras la momentánea calma llega otro de los momentos álgidos de esta grabación, “The Great Sarcophagus” nos transporta varias décadas atrás con esas guitarras y esa batería seca y contundente, imposible no sacudir tu cuello al ritmo que marca “Graveyard”, y hablando de sacudir cuello... “The Rebel” es el tema más idóneo para ello, un tema más “rockanrollero” con ese punto de suciedad en las guitarras que es una de las señas de identidad del disco (el tiempo dirá si la banda se queda en este sonido o se encamina en otras direcciones).

En la recta final nos encontramos con la oscura “Black Moon Curse”, nuevamente otro tema que bebe directamente del rock and roll como “The Fire Omega” y “Wolfbrother” otra pieza tranquila que se encarga de poner el punto y final a la grabación.

Un debut bastante correcto, en el que se notan sobre todo influencias del Heavy Metal de los setenta y que le marca a la banda un camino a seguir del que estaremos atentos a sucesivos lanzamientos.

Nota: 6


Jose Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario