viernes, 21 de junio de 2013

Artículo: Muchos Queensryches y pocas nueces

El año pasado por estas fechas empezábamos a vivir un culebrón en el seno de Queensryche. Los de Seattle decidieron prescindir de su vocalista , Geoff Tate, alegando que querían volver a un sonido más original y primigenio, algo más alejado de la linea que habia adoptado la banda desde mediados de los noventa como consecuencia de un liderazgo casi total de Tate. Esa fue la explicación más o menos oficial aunque todos sabemos que otro factor que tuvo mucho que ver con esta decidisíon fue una serie de acontecimientos que invitaban a pensar que algo había hecho "click" en la cabeza del vocalista.


Tras demandas y cruces de declaraciones varias (que aún continúan de forma más o menos esporádica) Tate continuó su camino y decidió armar a unos nuevos "Queensryche" contando entre otros con Rudy y Robert Sarzo o el batería Simon Wright. Por su parte los Queensryche originales anunciaron de una forma sospechosamente inmediata a la marcha de Tate la incorporación del vocalista Todd La Torre (Crimson Glory). el cual no hay duda de que disponía del perfil perfecto para encajar en el universo "Queensryche". 


De esta forma y a falta de una resolución judicial todavía por llegar, nos encontramos de la noche a la mañana con dos formaciones diferentes de Queensryche, ambas con el mismo nombre. La primera con tres miembros originales y un cantante en claro auge, y la segunda con un vocalista despechado que había reunido a un buen elenco para hacer como si nada hubiera pasado.  El morbo estaba servido, solo faltaba esperar a que ambas formaciones publicasen su correspondiente álbum. El momento ha llegado, hace unos días los Queensryche de La Torre publicaron su disco mientras que la formación liderada por Tate hacía lo propio en Mayo. ¿Quién ha ganado? ¿Quién ha perdido?, ¿Ha servido todo esto para algo?.


A priori los que más se la jugaban para mí, era la formación de La Torre, Geoff Tate estaba irremediablemente ligado a la marca Queensryche y liberarse de su yugo (él se encargaba del proceso compositivo, supervisar producción etc...) era un riesgo que estuvieron dispuestos a correr. La banda ha querido tomar la marcha de Tate como un nuevo inicio, y han simbolizado esto titulando a su nuevo disco "Queensryche", ni más ni menos, cual álbum debut y repitiendo en infinidad de entrevistas que iba a ser una mirada a los inicios de la banda. Tras escuchar este disco nadie puede discutir que ha habido un cambio de tendencia en la banda tras la marcha de Tate, ¿pero es suficiente? yo creo que no. "Queensryche" no es para nada esa revolución que Scott Rockenfield y compañía dieron a entender que nos darían. Pese a que facilmente es lo mejor que ha editado esta banda en 15 años (dejando a lo mejor a un lado a esa segunda parte del Operation Mindcrime),  no es suficiente. Eso sí, no hay duda de que han habido cambios a mejor, temás más dinámicos, guitarras más presentes, y en general menos densidad y pesadez en unos temas que en ningún momento se hacen largos, es más, uno de los puntos fuertes del disco es que se escucha de un plumazo (Aún recuerdo lo largo que se me hizo ese "American Soldier") además de volver a disfrutar con el vozarron de La Torre.  Para mi ha sido una gran decepción, pero eso no quita que si que se aprecie cierta predisposición al cambio, aún así  un disco mediocre, sobretodo de cara a las expectativas que habian generado.

Mientras tanto Geoff Tate ha editado con su banda un álbum llamado "Frequency Unknown" en donde sigue la linea que mantenía en su antigua formacíon, probablemente tenemos en este disco un reflejo bastante fiel de lo que habría sido el próximo disco de los Queensryche originales si nada hubiera pasado. De paso y  para mantener alerta a los seguidores de la etapa más exitosa de la banda Tate decidió regrabar algunos temas insignia como "Jet City Woman", "SIlent Lucidity" o "I Don't Believe in love".  En "Frequency Unknown" tenemos todo lo que podriamos haber esperado de Geoff Tate,  Un tempo lento, pesado, denso, canciones que nunca terminan de arrancar...en fin....una buena justificación de el por qué de que los antiguos compañerios de Tate le dijesen "basta". Lo reconozco, no puedo con ese Tate tan cansino, es superior a mí, hasta las versiones salen perdiendo. 



Resumiendo...Yo creo que aquí no ha ganado nadie, Geoff Tate no ha sorprendido a nadie , haciendo exactamente lo que nos esperabamos de él. Por otra parte los Queensryche de Rockenfield y compañía prometieron el oro y el moro y  pese a que el disco se puede escuchar se te queda una sensación de "pues no ha sido para tanto" que la verdad no invita a escucharlo de nuevo, y si a recuperar algún clásico de la banda mientras sueltas un "dejémenos de gilipolleces". 

¿Vosotros que pensáis?

Artículo escrito por Pablo Monfort.
También puedes leerlo en Cuero y Cadenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario