martes, 30 de septiembre de 2014

Review: Hitten - First Strike With The Devil (2014)

Tres años después de su irrupción en la escena y de la mano de Heavy Forces Records (en vinilo) y No Remorse Records (en CD), los murcianos HITTEN ponían en circulación el pasado mes de Abril su álbum debut, “First Strike With The Devil”, ocho temas que no llegan a los cuarenta minutos de duración y que nos ofrecen un Heavy Metal actual y fresco, rápido, cortante y con los pies asentados en la más tradicional New Wave Of British Heavy Metal.

La banda, cuenta con el ya ex Iron Curtain, Dani Meseguer a las guitarras, que hace pareja a las seis cuerdas con Dani Argilés, encargándose de la sección rítmica Mr. C al bajo y Rhyno a la batería. El puesto de vocalista ha sido el que más ha variado desde la fundación de la banda, aunque parece que Aitor se ha asentado en el puesto (lo cual sería todo un acierto, menudo vozarrón se gasta).

La portada es obra del artista murciano Diego Corbalán.


Pero vamos a centrarnos en la música, el trabajo se abre con la rápida “Demons”, tema cuya tenebrosa introducción da paso a un fraseo de guitarra muy propio de la británica doncella de hierro y que contrasta con la rasgada voz de Aitor, más característica de estilos más estadounidenses (este contraste sea quizás de los elementos más llamativos del plástico) y el pegadizo riff, es una más que acertada carta de presentación. “Evil Power”, que ya es un viejo conocido por haber sido editado el año pasado con la voz de Manu Soler, su anterior vocalista, es el siguiente corte del disco y que sirve como puente a la que para mi es la gran joya del disco, “Looking For Action”, teniendo a un vocalista que se desenvuelve tan bien en esas melodías, era una locura no hacer un tema que sonase más “estadounidense”, un tema que personalmente creo que deberían explotar a fondo en directo, desde el inicio a capella, ese riff juguetón y ese estribillo que es imposible no levantar el puño al escucharlo y que lo más fácil es que se te acabe pegando antes de acabar, cojonudo. En esa línea, aunque volviendo a ese sonido más británico, nos encontramos también con “Ladykiller”, posiblemente los mejores minutos de este primer álbum.

En la segunda parte del disco nos damos de bruces con “Running Over Fire”, donde el doble bombo y una enfermiza línea de bajo toman protagonismo con otra vez (y ya van tres, parece que saben lo que se hacen a la hora de las estrofas coreables) otro estribillo adictivo. “Punished By Speed” nos da otro guantazo, con esos coros a lo Accept. En ese rollo, más pegadizo aún, nos encontramos con “Stand & Fight” y como cierre de disco “Nightmares Come True”, con una introducción de más de un minuto de duración, tiene el desarrollo más Heavy de toda la grabación.

Excelente debut de la banda murciana, grandes solos, líneas de bajos envolventes, baterías secas y una producción de guitarra que los aleja de ese sonido que llevan tantas bandas jóvenes.


Nota: 7,75

No hay comentarios:

Publicar un comentario