lunes, 14 de julio de 2014

Review: Danger - Rescue 1989 (2014)

Cuando Juanjo Melero abandonó Marshall Monroe para engrosar las filas de Sangre Azul, la banda tras un tiempo funcionando, reformó el proyecto transformándose en DANGER. Entre los hitos de la banda, sin duda el mayor, fue tocar en la final del “Band Explosion” en 1989 en el mítico Budokan de Tokio. La banda, como otras tantas, desapareció a mediados de los noventa, y veinticinco años después vuelven con “Rescue 1989”, disco donde han regrabado los temas de la maqueta y otros temas compuestos en la época y que no llegaron a ver la luz.


El disco ha sido grabado en Anhell Studios, en Madrid, por Ángel Muñoz, bajista de Cripta.


El plástico se abre con una intro emulando el arrancar de un tren y así “Action” nos invita a subirnos al plástico, Hard Rock Melódico, en el que se nota que las composiciones son de finales de los ochenta o principios de los noventa, pero con un sonido actualizado. Mucho tecladito, coros grandilocuentes y mucho gancho en el tema. A destacar la voz de Jorge Fontecha. Los teclados de Carlos Abad, que cobran especial protagonismo en este tema, nos meeten de lleno en “Take My Love”. Cargado de feeling viene “Since You Been Gone”, donde la base rítmica compuesta por Luis J. Perona y Jose A. Pereira, bajo y batería respectivamente, llevan la voz cantante.


Hacia la mitad del CD, nos encontramos con “Alone”, otro tema muy bailable, con mucho gancho y donde nuevamente Fontecha vuelve a demostrar la versatilidad de su voz. Tras ella “Never Treat Me Like A Loser”, tema que para mi es el auténtico pelotazo de la grabación, y que según he leido, era el tema que mayor acogida tenía en la época, no me extraña. “Hunter” es quizá el tema menos melódico de todo el plástico.


En la recta final de la grabación nos encontramos con “Danger (Let's Get Away)”, tema que pese a continuar en la tónica general de los demás, a mi me pasa bastante desapercibido. “Rock & Roll” en cambio me parece que tiene bastante más gancho, “Without Some To Help Me” pone el punto y final a los temas, aunque como material extra vienen las versiones en acústico de “Hunter” y “Take My Love”.


Gran disco que mereció ver la luz hace un cuarto de siglo, pero que, como muchas grandes formaciones de la época (Hiroshima, Niágara, los propios Marshall Monroe) no tuvieron la suerte que merecían.


Nota: 8


No hay comentarios:

Publicar un comentario