lunes, 30 de diciembre de 2013

Review: In Solitude - Sister (2013)

IN SOLITUDE lo han vuelto a hacer... Parece que el objetivo de la banda es dar con cada disco una nueva vuelta de tuerca a su sonido. Si su primer disco ahondaba en un sonido muy Mercyful Fate, y el segundo entraba en aguas todavía más oscuras... con este tercer lanzamiento se sumergen y bucean acercándose más aún a un sonido primitivo, acercandose al proto Heavy Metal de principios de los setenta.


Un disco que si bien está algo falta de más potencia en la base rítmica, pero con una atmósfera oscura, pesada y densa, con unas guitarras que parecen sacadas de hace cuarenta años.


Grabado y mezclado por Martin "Konie" Ehrencrona, en Studio Cobra, de Estocolmo y masterizado por Alan Douches, que ya trabajase con la banda en su anterior trabajo “The World, The Flesh, The Devil”, el disco se abre con “He Comes”, que sirve como introducción a “Death Knows Here”



Desde el sorprendente comienzo de “He Comes”, primer tema del plástico, con esa guitarra acústica, en solitario, con esa melodía que da paso a la profunda voz de Pelle Åhman (que esta vez también se ha encargado del concepto artístico de “Sister”), el tema se engancha con “Death Knows Here” donde si que aparecen ya las guitarras eléctricas y la base rítmica, que en este trabajo, como ya decía en el párrafo anterior,  puede que alguna gente llegue a calificar como flojo, pero que a servidor le parece buscado y conseguido al milímetro. El sonido de guitarras buscado por Henrik Palm y Niklas Lindström, se acerca bastante al del anterior, pero con un punto menos de agresividad, ahondando más aún en la vertiente más atmosférica de la banda...


En una onda muy “blacksabbathiana” nos presenta “A Buried Sun”, tercer tema y uno de los más largos de la grabación, llegando a superar los siete minutos, con una atmósfera, lenta, densa, con esos pasajes ya que son característicos de la formación sueca. “Pallid Hands” es de los temas más rápidos del disco, con una melodía vocal muy dinámica, contrasta bastante con el resto de canciones del plástico. Tras ella, la intensa “Lavender”, donde las guitarras vuelven a tomar un protagonismo casi absoluto, protagonismo que continúan manteniendo en “Sister”, el tema más pegadizo de todo el álbum.

En la recta final nos encontramos con “Horses In The Ground”, tema donde el bajo de Gottfrid Åhman, marca un frenético ritmo desde el primer segundo de canción, en otro de los temas más dinámicos de todo el vinilo, como punto final, “Inmost Nigredo”, más de ocho minutos de canción, con esos pasajes épicos, magníficos, que estos suecos han convertido en la marca de la casa, con ese final que te mantiene en tensión hasta el último segundo del disco.


Para variar, los de Estocolmo vuelven a editar un disco que sorprende a propios y extraños, a los que los descubran con este “Sister” seguramente le encantarán y se sorprenderán con sus lanzamientos anteriores, y a los que veníamos siguiéndolos, una vez superado el shock, hemos descubierto que la formación no tiene techo, que son capaces de salir por cualquier sitio y dejarnos con el culo torcido y hacerlo bien además.



Nota: 7,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario