lunes, 7 de octubre de 2013

Review: Spiritual Beggars - Earth Blues (2013)

Cuando hace unos años me regalaron el “Ad Astra” me quedé enganchadísimo a esta banda, por tanto cuando en 2010 volvieron a escena con el flojo “Return To Zero” me quedé un poco decepcionado. Así que cuando vi que SPIRITUAL BEGGARS volvían a sacar álbum no esperaba demasiado y... ¡Cómo gusta escuchar un disco sin expectativas de ninguna clase y que minuto a minuto tu mandíbula se vaya desencajando por la sorpresa! Guitarras que te transportan cuatro décadas más atrás (en serio, acojonante el trabajo del enorme Michael Ammot aquí), un Apollo Papathanasio cantando mejor que nunca, una base de rítmico contundente y firme con Sharlee D'Angelo al bajo y Ludwig Witt a la batería y los teclados de Per Wiberg dandole a todo el conjunto una atmósfera que te atrapa sin que te des cuenta...



La producción ha corrido a cargo de Robert Ekholm y la mezcla es obra de Staffan Karlson, quien ya había trabajado con Arch Enemy o Firewind. La portada que representa a una pareja desnuda observando una explosión nuclear es obra de Per Wirberg, que no se limita a su función de teclista...


Centrándonos en lo estrictamente musical, el plástico se abre con “Wise A Serpent” donde entre el riff, el Hammond y la voz de Apollo me veo inmediatamente pensando en la época de Deep Purple con David Coverdale a la voz, aunque estas guitarras suenan algo más desérticas, más áridas. Más bluesy incluso es “Turn The Tide”. El turno para el protagonismo en los teclados es en “Sweet Magic Pain”, mención aparte al solazo cargado de feeling del señor Ammot, posiblemente mi favorito de todo el CD. “Hello Sorrow” tiene una melodía vocal que nos puede recordar a Thin Lizzy para derivar en un estribillo muy coreable, nuevamente vuelven a ese juego de solos compartidos entre guitarra y solo.


En la parte central nos encontramos con “One Man's Curs” que en la línea general que sigue el disco da paso a la gran joya de la grabación “Dreamer” un blues cargado de distorsión que es una auténtica delicia para los oidos. Tras esta “Too Old To Die Young”, el tema más largo de la grabación, donde veo reminiscencias a Led Zeppelin, sobre todo en la parte que atañe a las percusiones y cuya parte final es una auténtica locura. Mastodóntico es el comienzo de “Kingmaker”, en la parte central del tema también cabe destacar la parte de los coros previa a los solos, muy Queen.


Con “Road To Madness” encaramos los últimos temas de este “Earth Blues”, otra genial interpretacion de Apollo y gran protagonismo del batería en este tema. “Dead End Town” sigue en esa línea y de repente “Freedom Song” con unas guitarras absolutamente espectaculares y cerrando el disco “Legends Collapse”, quizá el tema con más sonido desértico de todo el plástico, pero siempre manteniendo esa atmósfera setentera tan hechizante...


Como decía al principio, no esperaba nada bueno de este disco y me enamoró con la primera escucha, muy grande.



Nota: 8

No hay comentarios:

Publicar un comentario