martes, 28 de enero de 2014

Review: Megahera - Condemned To Insanity (2013)

Los italianos MEGAHERA sacaron un primer álbum prometedor, pero es que con su segundo lanzamiento, “Condemned To Insanity”, del recién acabado año pasado se han querido salir del mapa y lo han conseguido. Casi 78 minutos de disco que se te acaban haciendo cortos, con temas que van desde el Heavy Metal más tradicional al Thrash Metal más burro con una producción brutal.


El disco se abre con “Adventus” una pieza instrumental acústica, que a mi personalmente me recuerda a aquellas canciones del gran Ennio Morricone que servían de banda sonora para los míticos “spagetti westerns”. Tras esta sobrada, “An Eye For An Eye” un tema que empieza muy heavy con una base muy bien marcada por el batería Roberto Piu, acompañado en la sección rítmica por el bajista Antonio Borgesi, y poco a poco va desembocando en un tema que navega entre el Heavy y el Thrash Metal, con infinitud de cambios de ritmo (lo que es una constante a lo largo de todo la grabación). Una intro de bajo da comienzo al tema que bautiza el segundo álbum de los transalpinos, “Condemned To Insanity” un tema muy thrash Bay Area, con una base rítmica aplastante que a buen seguro maltratará más de un incauto pescuezo. Una melodía oriental nos introduce en “Pharao's Curse”, un tema que su intro a mi me recuerda mucho a los Metallica de la época de “Master Of Puppets”, aunque luego el desarrollo es algo más melódico, muy bien llevados los coros, y una sorpresa en la parte central del tema, una gozada de solo con la guitarra limpia y el bajo que demuestra que estos chavales son unos tremendos músicos, el trabajo a las guitarras de Mario Marras (también vocalista) y de Marco Cossu a las seis cuerdas es brutal.


En la parte central nos encontramos “Fighting Forever” y sus más de ocho minutos de duración, un tema con una atmósfera de lo más épico. Una intro de olas del mar y gaviotas nos presentan “Into The Sea”, tema que comienza con una guitarra limpia desgranando notas y que poco a poco se va descubriendo como una power ballad que explota hacia la mitad del tema y que nos vuelve a recordar a “los cuatro jinetes” en el desarrollo de las guitarras hacía la parte final del tema. Tras esta, le sigue la melódica “Atlantis”, uno de los temas con la atmósfera más “happy” de todo el plástico, lo que resulta casi un remanso entre tanta cera transalpina, aunque no pueden evitar su sello y al final del tema vuelve el doble bombo a castigar nuestro cuello. El tema más largo de toda la grabación es “Bipolar Mind”, tema que empieza con una melodía de guitarras dobladas y que da paso a un arpegio acompañado solo de la voz, como decía más arriba, la variedad es el punto fuerte del disco, y esa entrada limpia da paso a un fraseo bastante power metalero, el cual ya no abandona hasta el final de la canción.


En la parte final de la grabación nos encontramos con “Azure Mirror”, tema donde el bajo de Antonio Borgesi cobra especial protagonismo a lo largo del tema, hasta unas líneas en plan funky se dejan escuchar en la parte central de la pista. Y casi terminando el disco, ¡una canción corta!, y es que “Against The Law” dura poco más de cuatro minutos, y no se andan con chiquitas, doble bombo a saco, riffs asesinos y un aura agresiva, aunque en la parte central del tema, se permiten meter un puente de lo más vacilón, menudos genios. Cerrando el trabajo, “Dancing In The Fire”, otro tema que ronda los ocho minutos y medio, tema en el que predominan las guitarras acústicas y donde las eléctricas aparecen para dotar de más intensidad si cabe a la parte final de la composición.


Posiblemente de los discos que se quedaron a revisar el pasado 2013, este sea el que menos merece quedar fuera de los trabajos a recordar del año, un disco largo (y que pese a sus casi ochenta minutazos) que se hace corto, donde encontramos variedad musical sin que pierda energía ni carácter. Brutal.



Nota: 8,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario